3 Motivos por los que subcontratar un redactor freelance

La sociedad avanza y el terreno laboral en ciertas profesiones se aproxima cada vez más a la idea del trabajo a distancia, el teletrabajo o la subcontratación de profesionales freelance especializados en determinados aspectos.

Ten en cuenta que, a veces, resulta imposible integrar en tu plantilla a profesionales especializados para cada tarea y el caso del marketing de contenidos es uno de los más representativos en este sentido. Existen muchas empresas que tratan de tener a un técnico SEO que sea responsable de buscar contenidos, redactarlos y optimizarlos pero todos sabemos que todo esto lleva tiempo y una sola persona no puede hacerse cargo de tales tareas.

Entonces, ¿qué sucede si esa persona no tiene el tiempo, los recursos o los conocimientos periodísticos necesarios para producir el tipo de contenido de calidad que necesitas? Y ya no solo la calidad, sino la cantidad. Pues sí, la solución que estás pensando es la mejor en estos casos: subcontratar un redactor freelance.

Subcontratar un redactor freelance: ¿es realmente rentable?

La externalización de la parte del marketing destinada a la redacción de contenidos es una buena idea porque obtendrás artículos de calidad, además de la cantidad necesaria de ellos, presentados en el plazo y forma que tú dictes en tu pedido.

Eso sí, debes asegurarte de encontrar y contratar al mejor redactor de contenidos freelance porque no te voy a engañar: el mercado está repleto de personas que se hacen pasar por escritores profesionales cobrando unos precios irrisorios que no se corresponden con la calidad que tú necesitas para convencer a Google de que tu contenido es el rey. Ojo, también hay mucho redactor que tiende a cobrar unos precios excesivos a sus clientes así que ya sabes: el término medio siempre es la mejor decisión.

redactor-freelance-SEO

En cualquier caso, la subcontratación de un redactor freelance siempre te resultará más barata y menos costosa que la contratación de una persona que ocupe un puesto fijo en tu empresa y que, quizás, no necesites en determinados periodos de tiempo.

Dejando a un lado el tema económico que te supondrá la subcontratación de un redactor freelance, te voy a dejar a continuación 3 motivos por los que DEBES subcontratar esta actividad a un profesional que se dedique a ello de forma independiente, sin ligarse a ninguna empresa específica:

1. Probablemente no tengas un redactor de contenidos en tu equipo

Dentro del área del marketing existen muy buenos profesionales pero seamos realistas: no todo el mundo sirve para narrar y unos redactan mejor que otros. No es lo mismo un técnico o analista SEO que un redactor de contenidos.

Por eso, es muy importante que sigas el principio de la especialización y dejes a cada profesional hacer su trabajo. Mientras tanto y dependiendo de las necesidades de tu blog o página web, puedes subcontratar el trabajo a un redactor freelance.

2. Necesitas conocimientos que no tienes

Muchos empresarios creen que la tarea de redactar contenidos consiste simplemente en ponerse a escribir pero la gran mayoría sabemos que no es así.

Un redactor de contenidos web debe tener las nociones gramaticales y ortográficas necesarias para escribir un buen artículo pero también necesita tener los conocimientos sobre SEO y posicionamiento que le permitan convertir cualquier texto en un texto optimizado.

Todo el tiempo que un redactor freelance ha invertido para formarse en estos aspectos, tú no lo tienes y por eso es mejor que contrates a un profesional que sabe lo que hace: ahorrarás tiempo y dinero.

También puedes acudir a una agencia de comunicación que tendrá la experiencia necesaria para guiarte en el camino de decidir una buena estrategia de comunicación y unos contenidos de calidad que se adapten a la red. Obviamente, esta opción te resultará más cara que la subcontratación de un redactor freelance.

3. Flexibilidad y adaptación

Un redactor de contenidos freelance verdaderamente profesional es capaz de adaptarse a casi cualquier temática que le propongan.

Es evidente que una persona no puede ser experta en todas las áreas pero si tiene la capacidad de investigar e informarse para poder redactar un contenido de calidad. Eso no quiere decir que el copy-paste o cambiar las palabras de un artículo para hacer uno nuevo sea una técnica válida así que ten cuidado porque muchos redactores las emplean.

Un buen redactor freelance se adaptará a tus necesidades, será flexible y te dará justo lo que pides. Es cuestión de tener una buena comunicación: la externalización de servicios no tiene que ser peligrosa si se sabe enfocar adecuadamente.

Nuestro consejo es que busques redactores de contenidos que demuestren su profesionalidad con sus entregas pero también con su comportamiento y sus conocimientos sobre la red. ¿Te hemos convencido para que contrates un redactor freelance?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *